Animales

Perros que destruyen jardines

perros-que-destruyen-jardines

Hay que asumir un hecho, tener un jardín de competición y además un perro, no es algo que se dé con mucha frecuencia. Claro que si el perro sale poco y nada al jardín… tal vez. La idea es disfrutar los exteriores de la casa, y el perro es seguramente quien más lo hará. Pero también es cierto que algunos perros son especialmente destructivos con el jardín. Alcanzar un punto medio, donde el jardín sea un espacio de disfrute para todos (perro incluido), y a su vez esté en muy buenas condiciones, es posible con un poco de esfuerzo y algunos trucos. Uno de los puntos más conflictivos es el tema de las deposiciones.

Acostumbrar al perro a limitarse a un espacio preciso, requiere de tiempo y entrenamiento. Llevar los excrementos a ese lugar, y felicitar ampliamente al perro cuando lo utiliza en forma correcta, es muy importante. Cuando intenta hacerlo en otro sitio, decirle un firme NO, y llevarlo al lugar elegido.

Un poco más difícil de resolver es el tema de la orina, ya que por una simple cuestión de marcaje, delimitarán de ese modo todo su espacio. En el mercado se venden productos para atraer el perro (para que orine) y para desestimularlo. La efectividad es algo dudosa, pero hay personas a quienes les ha resultado. Para que no arruine el césped, es importante regar mucho los lugares donde orina, ya que de lo contrario el césped se pondrá amarillento.

Algunos perros son especialistas en cavar pozos, cráteres o lo que deje el jardín con aspecto de bombardeo. Son rápidos y astutos, ya que pocas veces los vemos in fraganti. En caso de ser así, un fuerte NO y sacarlo. Pero difícil que resulte si no estamos todo el tiempo dedicados a eso. Algo que si funciona y muy bien, es enterrar muy superficialmente una malla metálica, que permite el crecimiento normal del césped, pero no deja hacer pozos.

 

Etiquetas:
  • Pingback: Jacaranda: Palisandro del Brasil, Flanboyant azul | Blog Jardinería

  • Pingback: Fertilización de césped en invierno | Blog Jardinería

  • Pingback: ¿Qué es la harina de hueso? | Blog Jardinería