Salud

Perros y embarazo: una excelente sociedad

Pregnant woman holding hands around her belly

Como siempre se dice, el embarazo es un estado natural de la mujer, no una enfermedad. A pesar de tener muy claro eso, es un momento especial que requiere de ciertos cuidados. En general, si el embarazo es normal y la embarazada es una mujer sana, no hay impedimento alguno en continuar haciendo su actividad normal. Se sobrentiende que si su actividad normal es de riesgo, se debe modificar durante el embarazo. Por ejemplo, si trabajo haciendo acrobacias en un circo, no vamos a pretender que lo haga hasta el noveno mes.

Serios estudios

En el caso de las mujeres que tienen perros, se ha estudiado de qué modo inciden en el embarazo. Un estudio recientemente publicado en la prestigiosa PloS One (puedes leer el artículo completo en plosone.org) hecho por la doctora Carri Westgarth, de la Universidad de Liverpool, sobre más de 11 mil mujeres embarazadas, muestra que tener un perro es algo altamente beneficiosos para el embarazo.

Mejor calidad de vida

La ventaja radica en que las mujeres embarazadas que tienen perro, tienden a hacer más  ejercicio que las que no. Ese ejercicio suelen ser caminatas de media hora, algo que se considera de intensidad moderada, lo que demostradamente redunda en beneficios para el bebé. Las madres que se ejercitan ganan el peso recomendado, lo que contribuye a esa ganancia de peso adecuada. Para las madres que se preguntan como adelgazar después de dar a luz, tal vez la respuesta pase por no ganar más peso del que el embarazo impone.

Como ya hemos visto anteriormente, luego de nacido, el niño que convive con un perro tiene significativamente menos infecciones que los que no los tienen.