Animales

Por qué ladra mi perro (II)

Porque Ladra Mi Perro Ii

En un post anterior vimos que el ladrido, es una de las herramientas de comunicación más importantes para un perro. Si bien no tienen un lenguaje, la cadencia y tono de los ladridos nos permite, casi siempre, inferir qué es lo que quiere comunicar. Además de los ladridos, existen una serie de sonidos que emiten, también con un significado propio.

Cuando la cadencia del ladrido es lenta, con mucho intervalo entre sonidos, es que está un poco aburrido y tal vez quiera que le presten atención. Cuando están alegres, unos ladridos cortos y de tono alto, son típicos. Claro que si el tono baja, puede mostrar incomodidad.

El aullido es un sonido que emite, muchas veces no muy bien venido. En algunos lugares se piensa que avisa malas noticias. En realidad, la mayoría de las veces es porque está escuchando un sonido de intensidad elevada. Es muy frecuente el aullido, por ejemplo, cuando pasa una ambulancia con la sirena abierta. Claro que no quiere decir que ese sonido le esté provocando dolor o molestia. También puede aullar por tristeza, sobre todo cuando se los aleja de la casa, o por ausencia de alguno de sus dueños. En estos casos, suelen tener problemas para alimentarse, también.

Los gemidos son típicos del cachorro y van dirigidos a las madres, como un sonoro reclamo. En el perro más grande, en general, se debe a que no se siente bien o tiene un dolor.

Los gruñidos no necesitan de mucha explicación. Sin duda el perro está enojado y el resto de su lenguaje corporal suele ser bastante evidente. Sin embargo, en el cachorro, es un sonido muy frecuente cuando juega, sobretodo si juega a pelear.

Imagen: flickr.com