Animales

Por qué no debemos comprar animales exóticos

Tucan

En muchos lugares sucede que se pueden adquirir animales exóticos, en forma ilegal, y a pesar de esto, aún hay gente que los compra. Por supuesto que no dudamos de la buena intención de quien desea tener una mascota, y equivocadamente elige uno de estos animales, que son frecuentemente muy hermosos.

Los problemas de hacer esto, son varios. En primer lugar, estamos infringiendo la ley, y eso no es un detalle menor. En segundo lugar, no todos los animales se adaptan bien a la convivencia con el ser humano. Un perro, un gato y algunos otros animales domésticos (no muchos), disfrutan la compañía humana, se integran perfectamente a la convivencia y forman parte de nuestra familia rápidamente. En una palabra: son capaces de compartir armoniosamente nuestro hábitat en forma natural. No sucede así con los animales exóticos.

Muchas veces implican, además, un problema sanitario. Trasmiten enfermedades y nosotros también se las trasmitimos a ellos. No es fácil encontrar alimentos adecuados, y además es dificultoso encontrar veterinarios con conocimientos para atender sus necesidades. Tampoco es simple, en muchos casos, que podamos reproducir en nuestro hogar, las condiciones ambientales que necesitan (temperatura, humedad, etc.).

Y por último, lo que me parece más importante. Por cada uno de esos animales que se venden, decenas mueren antes de llegar al mercado. Por las horribles condiciones en que se los caza, los traslados inadecuados, sin alimentos o agua, el hacinamiento, etc. Y todo eso sucede porque hay gente que, con buena intención y una cierta dosis de ignorancia, los compra. Si no hay compradores, no hay vendedores.

Cortemos el tráfico ilegal de animales, no comprando, informándonos e informando a los demás.

Imagen: flickr.com

  • Marley

    okok