Salud

Pseudo preñez en perras

Pseudo preñez en perras

La pseudo preñez o embarazo imaginario es relativamente frecuente en perras y completamente excepcional en gatas. Se trata de un desorden hormonal que si bien no es grave, puede ser especialmente molesto tanto para la perra como para el entorno.

Luego de dos o tres meses del celo, la perra comienza a tener un comportamiento típico de una perra preñada. Puede intentar anidar, es decir, se esconde debajo de las camas, prepara un lugar como para parir. Algunas perras incluso pueden adoptar un muñeco, un trozo de tela o cualquier cosa pequeña como si fuera su cachorro. En estos casos hasta pueden atacar cuando se intenta quitarles ese objeto.

Las mamas aumentan de tamaño y pueden llenarse de leche. Si la perra se muestra molesta, puede lamerse mucho y aumentar aún más la secreción de leche.

No es una enfermedad mental, es un problema de hormonas. Luego del celo y al no producirse una preñez, los niveles de progesterona descienden en forma normal. En estos casos eso no ocurre, lo que a la larga se acompaña con un aumento de los niveles de prolactina, hormona que estimula las mamas para la secreción de leche.

El cuadro remite espontáneamente en pocas semanas. Por supuesto que en todos los casos hay que consultar con el veterinario. Hay perras en las que esto tienden a repetirse celo tras celo y la posibilidad de esterilizarla tiene que ser seriamente considerada.

Cuando el cuadro no revierte solo, puede ser que el veterinario le indique hormonas.