Animales

¿Pueden comer huesos los perros?

Pueden Comer Huesos Los Perros

Esta simple pregunta tiene muchísimas respuestas. Hay gente que argumenta de un modo muy fundamentado que no, de ninguna manera. Pero con argumentos también de peso, otros dan un sí categórico. La respuesta más interesante es la que dice que “depende del hueso, del perro y de la frecuencia”. Algunos sí, otros no, ninguno a diario…

¿Pero por qué nos hacemos esta pregunta? Es que a los perros les gustan mucho los huesos. Son imágenes que van ligadas. Desde el punto de vista nutricional, no hay nada en el hueso que no esté presente en un buen alimento balanceado. Sin embargo tiene algunas ventajas. Colabora con la higiene de sus dientes, en los cachorros con el cambio de detención, y además tiene un obvio valor recreativo. Casi cualquier perro disfruta mucho de estar horas mordisqueando un hueso, y después esconderlo.

En cuanto al tipo de huesos, nunca deben ser pequeños o astillables. Eso deja por fuera todos los de pollo, conejo, y la mayoría de los huesos de la vaca. El hueso ideal es redondo y de gran tamaño, como la rodilla de vaca o ternera. Se le puede dar un pequeño hervor previamente. Los huesos pequeños o astillables pueden quedar impactados en cualquier parte del trayecto digestivo, causando incluso la muerte del animal. Por lo tanto, prohibidos.

Si el perro es muy ansioso a la hora de comer, y tiene una mandíbula especialmente potente, es necesario vigilar si puede astillar un hueso grande. Si puede, entonces no puede comer huesos, por el riesgo que veíamos. En la enorme mayoría de los casos esto no sucede.

En cuanto a la frecuencia, una o dos veces por semana, como premio, es excelente. De todas formas, siempre consultar antes con el veterinario de nuestra mascota, que sin dudas es quien mejor nos aconsejará al respecto.

Imagen: flickr.com