Adiestramiento

Qué hacer con un perro muy tímido

Cuando un perro es muy tímido e inseguro, no pasa bien. De hecho el miedo puede incluso hacer que ataque, por lo tanto hay que resolver el problema. En un post anterior hemos visto la importancia de que el perro nos vea como el líder del grupo, para que confíe en nosotros. Esa jerarquía la marcamos sobretodo con ejercicios de obediencia en los que nunca hay que gritarle ni castigarlo. No reforcemos las conductas equivocadas, dándole mimos cuando se muestra inseguro y no tengamos conductas de evitación.

La educación de un perro es acción y mucha repetición. El perro tímido tiene que salir a pasear con el dueño tantas veces como sea posible. Tiene que poder investigar, oler  y sobretodo ejercitarse. Siempre el dueño tiene que mostrarse tranquilo y relajado. De a poco va a ir socializando con otros perros, pero todo es gradual y lento. Si una persona se quiere acercar y acariciarlo, que lo haga en el cuello o el pecho para que no se asuste, pero que igualmente lo toque.

Si en un momento se muestra asustado nos sentamos juntos a el, lo miramos y bostezamos mucho, de modo que el vea que no solo no sentimos miedo, estamos relajados.

Una de las partes más importantes de la educación es el juego. El perro se relaja y aprende. Al principio debemos jugar a que el nos persiga, no perseguirlo a el. Para eso le ofrecemos algo que le gusta y corremos llamándolo.

Solo cuando vemos que vence el miedo, lo felicitamos, nunca cuanto está asustado. En una situación que le da miedo lo único que tiene que ver en nosotros es confianza.

  • Pingback: Anorexia y Ortorexia nerviosa ¿en qué se diferencian? | Blog Alimentos