Animales

Razas de perros, el chow chow

Chow chow

Todo en el chow chow es adorable, desde su nombre sonoro hasta su aspecto de peluche. Se trata de una de las razas de perro más peculiares y que más nos llaman la atención a la hora de adoptar una nueva mascota. ¿Qué debemos saber de él?

Como nos podemos imaginar fácilmente, el chow chow es originario de China, donde se utilizó durante siglos como perro guardián en los templos e incluso para tirar de los trineos. No fue hasta el siglo XIX que llegó a Europa, enamorando de inmediato a los aficionados al mundo canino del continente por su originalidad; nada que ver con los terriers que tan de moda estaban en aquel entonces.

Una de las cosas que más se suelen comentar de estas mascotas es que tienen mal carácter, y a veces por ello no se le recomienda para los niños, a pesar de que éstos se queden prendados inmediatamente de su aspecto de león en miniatura. Sin embargo, esto es relativo. Es verdad que se trata de perros con un carácter fuerte, celosos de su tranquilidad y un tanto desconfiados con los extraños. Pero se debe precisamente a lo contrario de lo que se le suele atribuir: son mascotas apacibles y no les gusta especialmente que las molesten. No significa que no demuestren cariño o la misma lealtad que cualquier otra raza; quizás les cueste un poco más aprender determinadas órdenes, pero terminarán siendo igual de fieles y entregados a sus amos.

Como cuidados especiales, cabe destacar los relativos al pelaje del chow chow. Si nos decidimos por una de estas simpáticas mascotas, es importante que tengamos claro que habremos de dedicar bastante tiempo a desenredar el pelo, peinarlos, etc… No sólo por cuestión de estética, sino también de higiene y comodidad para nuestro amigo. Aparte de esto, no hace falta que tengamos mayores cuidados, o muy diferentes de lo que precisa cualquier otro perro: los chow chows necesitan mucha actividad, y si nos gusta salir a correr o a dar largos paseos este puede ser un perro idóneo para hacernos compañía.