Adiestramiento

Reforzamiento positivo y negativo

Cuando estamos educando a nuestro perro buscamos estimular algunas conductas y desestimular o incluso inhibir otras. Para ello vamos a reforzar positivamente las conductas deseables y negativamente las no deseables, lo que se traduce en reforzamiento positivo y negativo. Hay muchas formas de hacerlo, cada perro es diferente, pero hay cosas que funcionan más que otras y cosas que no debemos hacer nunca.

El reforzamiento positivo es simple. Cuando el perro hace algo que le estamos enseñando, como por ejemplo quedarse sentado mientras le ponemos el collar para ir a pasear, vamos a premiar esa conducta, sobretodo cuando lo está aprendiendo. La forma más simples es con chuches. Lo felicitamos y le damos un chuche en el momento exacto que lo ha hecho. Para algunos esto no es necesario y tal vez ni siquiera es buena idea conceptualmente. En gran cantidad de casos alcanza como reforzamiento positivo acariciarlo con entusiasmo mientras le repetimos MUY BIEN, MUY BIEN. Los perros buscan nuestra aprobación y esto les encanta.

Mi experiencia me dice que con unas caricias la mayoría aprende, pero otros necesitan algo más concreto como un chuche.

El reforzamiento negativo es más problemático. Cuando hace algo que no queremos le gritamos un fuerte NO. Si estamos paseando tiramos un poco de la correa, decimos NO, cambiamos de dirección y no lo miramos. Si está haciendo algo que no es grave pero queremos desestimular, pues lo ignoramos totalmente. Nos alejamos, no le hablamos ni hacemos contacto visual. Esto aplica para el caso de que nos salta cuando llegamos si exagera en la brutalidad del juego, no para otras cosas.

Lo que nunca, jamás se debe hacer es pegarle.

  • KOZMAPACHON

    MUY BUENO EL INFORME PERO FUERA MAS COMPLETO COMO HACER Q EL PERRO OBEDEZCA Y HAGA SUS NECESIDADES EN UN SOLO LUGAR