Animales

Reptiles en cautiverio

Reptiles En Cautiverio

Muchas especies animales se adaptan de un modo moderadamente satisfactorio al cautiverio. No es así en el caso de los reptiles. Si bien pueden sobrevivir largo tiempo en esta condición, a menos que se reproduzca muy bien su hábitat natural, su conducta suele mostrar alteraciones obvias.

Tal vez la pregunta más importante sería, ¿por qué deberían adaptarse los animales al cautiverio? Salvo los animales domésticos, no encuentro muy buenas razones para mantener otro tipo de animales en esa condición. Tal vez uno de los pocos motivos válidos sería, por ejemplo, el intentar reproducir una especie en vías de extinción. No veo muchos motivos más.

Sin embargo, es una realidad que existe una moda, por llamarlo de alguna forma, de tener animales exóticos en casa. Los reptiles parecen tener su propio público, lamentablemente. Las alteraciones del comportamiento de estos animales en condición de cautiverio son muy frecuentes. Tienden a alterar su actividad “en más”, es decir volviéndose hiperactivos, o “en menos” (todo lo contrario). En esta última situación diferenciamos, por supuesto, los períodos normales de inactividad, característicos de estas especies.

Desde el punto de vista del desarrollo neurológico, los reptiles son animales bastante elementales, con una muy escasa capacidad de aprendizaje. Desde un punto de vista de comportamiento natural, su conducta se basa únicamente en lo innato. Esto es, no adquieren conocimientos de un modo significativo. Los reptiles no tienen crianza natural, no pasan por esa etapa. Apenas salen del huevo, ya son seres independientes y en un período breve de tiempo, hacen su vida en solitario. Las interacciones que tienen, no pueden llamarse conductas sociales. Todo esto nos lleva a que, su capacidad de adaptarse a convivir con humanos, o vivir confinados, es más que rudimentaria.

Algo muy interesante de observar, y que cierra el concepto es un experimento que se ha hecho. Si ponemos un reptil que ha nacido en cautiverio, apenas sale del huevo, en condición de libertad, se desempeña de igual forma que uno que nació en libertad. Si probamos esto con huevos de reptil, fruto de muchas generaciones de cautiverio, el resultado es el mismo. Conducta innata, adaptación pobre o nula.

Por último quiero reiterar un concepto: comprar este tipo de animales favorece (dándole razón de ser) el tráfico. Esto implica la muerte y mal trato de cientos de animales, por cada uno que llega al mercado.

Imagen: flickr.com