Adiestramiento

Ser adiestrador de perros

Ser adiestrador de perros

Trabajar de lo que nos gusta es uno de los mayores placeres de la vida y no es tan inalcanzable como algunos creen. Por supuesto que hay que tener un mínimo de autocrítica y ver si esta actividad es para uno si o no. Por ejemplo, no es lógico que me ponga como objetivo se campeona mundial de boxeo. Pero con la correspondiente preparación y estudio, no hay casi nada que no podamos hacer.

En una época de crisis como esta, donde el paro es tan importante, plantearse en estudiar algo para cambiar nuestra vida no solo en lo laboral, es un enfoque interesante. Y quiero ser bien clara en esto, no es algo que uno aprende leyendo un par de libros, es una actividad que requiere de un serio estudio, por lo que elegir un curso de buen nivel es la clave.

Un adiestrador canino tiene una actividad altamente gratificante. Porque no solo se trata de disfrutar el proceso de aprendizaje de un perro y verlo como va progresando, sino que si la tarea está bien hecha, este trabajo tiene un gran impacto en la familia donde vive ese perro. Aprenden a comprender mucho más a los animales, lo que es clave hasta para comprender muchas conductas humanas.

A las personas que les gustan los perros y les gusta trabajar con ellos, les recomiendo muy enfáticamente hacer un curso de adiestramiento canino. Algunos tal vez quieran hacer el curso por conocimiento personal y no como salida laboral, cosa que también recomiendo.