Animales

Serpientes siamesas

En la especie humana, muy rara vez ocurre que nazca una criatura con duplicación de órganos. En casos aún más raros nacen dos gemelos compartiendo algunos órganos  y en casos más raros aún sobreviven. De esos casos en que sobreviven en algunos es posible lograr una separación, que dejará  más o menos secuelas según el número de órganos compartidos.

Son situaciones para nada deseables, muy complicadas y que en muchos casos han llevado incluso el tema a batallas legales. Recuerdo un caso en Gran Bretaña donde los padres se negaban a una separación que no permitiría sobrevivir a una de las niñas, pero si no se separaban morían las dos. La justicia decidió que se separaran de todas formas y durante la cirugía murió la niña que no tenía oportunidad pero la otra sobrevivió.

Un caso no tan raro

Muchos menos dramático es lo ocurrido en Greenwood County, Carolina del Sur, cuando una familia encontró en su jardín una serpiente con dos cabezas. En realidad son dos serpientes con un solo cuerpo para ser más exactos. En este caso las cabezas se encuentran en los extremos opuestos del cuerpo y no una junto a la otra. Una es de mayor tamaño y parece controlar más partes del cuerpo, pero de hecho ambas se muestran funcionales. Lo curioso es que la serpiente es adulta y se la ve muy sana, se alimenta por sus propios medios y hace una vida muy normal.

Según parece si bien no es muy frecuente, estos casos no son algo que no se vea cada tanto.

Foto: captura kpho.com