Adiestramiento

¿Son los pitbull realmente tan peligrosos?

pitbull

Es una de esas ideas preconcebidas difíciles de sacar de la cabeza. Nos dicen que los pitbull son perros peligrosos, que no debemos ni acercarnos a ellos y por supuesto que no valen como mascotas. ¿Qué hay de cierto en todo esto?

No deja de haber un cierto atisbo de verdad, y es que está claro que el origen de los pitbull no fue precisamente el de apacibles mascotas. Como otras razas, fueron “diseñados” desde un primer momento con una finalidad clara, la de perros de guardia y de pelea (su nombre, de hecho, viene de los enfrentamientos con toros a los que se les sometía siglos atrás) y es algo que resulta difícil de borrar, si no imposible, en su instinto y sus genes. Aunque por suerte suelen aparecer aisladas, no dejamos de leer en ocasiones noticias de perros de esta clase que atacan a personas, a niños en el peor de los casos, o a otros perros de menor complexión a los que identifican como presas.

Sin embargo, también existen voces que se quejan del mensaje inadecuado que suelen desprender estas noticias. El origen de la mala fama de estos perros, nos dice el mismo César Millán en su página, se encuentra en el retorno de las peleas de perros en los años ochenta del siglo XX, en Estados Unidos; tras el ataque de un pitbull que protegía una plantación de marihuana a un niño, en 1987, comenzaron a imponerse leyes estrictas para regular su tenencia como mascotas.

La educación del dueño, lo primero

Como suele suceder en el caso de cualquier raza considerada peligrosa, la educación del amo es tan fundamental o más que la del propio animal. La mala fama del pitbull carga a esta raza de una serie de connotaciones que a su vez atraen a un perfil muy específico de dueño: el que aspira a mostrarse “peligroso” y por tanto elige una mascota que valide dicha imagen. Pero esto se convierte en un peligro en el momento en que la imagen va  más allá, proyectando y reforzando la agresividad del animal. Controlados como cualquier otro perro y educados, los pitbull no tienen por qué ser un peligro latente.