AdopciónSalud

Temporada de abandonos

Que triste que es decir que existe una temporada de abandonos de mascotas, pero es la realidad. Durante el verano y sobretodo al final del mismo, es el momento del año cuando más se producen abandonos. La ignorancia, pero sobretodo la maldad son las que producen este problema. Es común que durante el verano algunos padres les permitan tener un cachorro a los niños, pero cuando se termina el veraneo abandonan el perro. En el mejor de los casos y por pensar bien, esas personas creen que rápidamente y por obra de la magia esos perros encontrarán un hogar.

Triste destino

La realidad es que esos perros mueren atropellados por autos, de hambre o de enfermedades. Pocos llegan a un refugio. De esos, no todos encuentran un hogar.

Perro recuperado

Mi perro es uno de esos casos. Lo encontramos  finalizando el verano pasado, casi muerto de hambre, se le veían todos los huesos, pero lo peor es que tenía distemper, más conocida como joven edad o moquillo. Casi no podía respirar, las lagañas le cubrían los ojos y una enorme úlcera le abarcaba casi todo su ojo izquierdo. Para colmo le faltaba un pequeño pedacito de su lengua.

Con muchos cuidados hoy es un perro razonablemente sano y muy feliz. Claro que no podemos ni imaginar por lo que pasó.

Para evitar esto hay que evitar los nacimientos de perros no planificados. Es clave castrar tanto machos como hembras.

Otro punto clave es adoptar. Los perros no deben ser comercializados, no son objetos. Los animales que se encuentran en los refugios merecen un hogar.