Animales

Terapia con burros

Terapia con burros

Hay animales acerca de los cuales las falsas creencias son muy frecuentes. A los burros se los caracteriza por la terquedad (que muchas veces existe pero no al nivel que se plantea) y la falta de inteligencia. Pues no son tan poco inteligentes ni mucho menos. De hecho, cuando se les ha hecho pruebas en ese sentido los resultados marcan que pueden mucho más de lo que parece. Lo que no todos saben es que no solo tienen un carácter muy suave sino que cuando se plantean situaciones fuera de lo común y rutinario, tienden a mantener la calma mucho más que otros animales.

Por todo eso son ideales para las terapias tanto para niños como para adultos, ya que sea para rehabilitar problemas físicos como mentales.

Terapia con burros

Si bien no muchos lo saben, la terapia con burros se viene haciendo desde hace más de medio siglo. Montar un burro es simple y ayuda mucho a las personas que necesitan re-educar los músculos de su cuerpo. El contacto con este tierno y tranquilo animal  es excelente en problemas emocionales y de la conducta.

Preparados para el trabajo

Como en otras terapias con animales no es cualquier individuo el que se selecciona para estas tareas. Se trata de animales especialmente dóciles y capaces de tener mucha paciencia, sin asustarse frente a algo muy inesperado. Un largo y concreto entrenamiento prepara a cada uno de estos burros para su posterior tarea.

Un dato que me parece muy conmovedor es que algunos animales que habían pasado por situaciones horribles de malos tratos y/o abandono, no solo lograron recuperarse sino que fueron entrenados para este fin y lo han hecho de una forma más que eficiente. Esa capacidad de recuperación tan impactante sin duda debe influir en quien luego ayuda este mismo burro.

El solo hecho de pasar una tarde divertida para un niño con problemas es de por si terapéutico. Las risas sanadoras son un hecho demostrado.

  • Mfé

    Son muy entrañables los burros, que lástima que cada vez queden menos.