Animales

Terapias con animales

Son muchas las terapias que actualmente se hacen con animales, para diferentes problemas. Si bien en general cuando se piensa en esto uno se plantea solamente la equinoterapia o la terapia con delfines, hay otras opciones. Tal vez no conllevan una planificación terapéutica concreta, pero es clara su acción. Nos referimos, por ejemplo, a la demostración positiva que puede tener una mascota en la salud de un anciano. En la depresión, muchas veces se consiguen resultados muy buenos, siempre complementando la terapia de base, con la compañía y el amor de un perro o gato. Son solo algunos ejemplos, pero por todos conocidos.

Pero no hay que idealizar las cosas. Se han demostrado resultados muy buenos con la equinoterapia o con la menos frecuente delfino terapia, sobretodo en niños con problema psicomotrices. No son pocos los niños con parálisis cerebral que tienen cambios muy marcados, o los niños autistas que con el tiempo y la terapia tienen avances superiores a los esperados.

Sin embargo, no siempre ocurre así. Seguro que mejoras van a haber si el caso tiene la indicación correcta, pero no siempre es algo muy marcado. Tal vez los padres esperan más de lo que ocurre luego  y se desilusionan mucho. Hay que poner expectativas adecuadas al caso y valorar también cuanto es lo que el niño disfruta en la terapia. Si el niño pasa muy bien durante la misma, aunque no adquiera nuevas habilidades, vale la pena de todas formas.

El punto es saber que no es algo milagroso, es una ayuda más dentro de un conjunto de acciones.