AnimalesSalud

¿Tu perro está sano?

Cuando decidimos incorporar un perro a nuestra familia, hay una serie de responsabilidades que tenemos que asumir. Una de ellas, es la salud, sin duda alguna. Es importante destacar que decimos incorporar un perro a la familia y no comprar un perro. No se trata de un objeto que se compra, es un ser vivo que merece respeto y cuidados por nuestra parte. Tampoco es un pequeño humano con pelos, algo que muchas personas suelen confundir. Es otra especie, se convive muy bien con ellos y el  intercambio es favorable para ambas partes, tanto perros como humanos.

Concurrir al veterinario cada tanto tiempo para revisiones periódicas es algo que debemos hacer. Sin embargo podemos nosotros mismos ver si el perro parece o no sano, entre revisión y revisión. Para eso nos vamos a fijar en algunas cosas.

El aspecto general del perro es importante. Si no tiene bultos o asimetrías, si no se notan rigideces o hinchazones  y ver luego como  se mueve. En el caso de las hembras hay que palpar las mamas. Cualquiera de estas cosas es importante. Para ver si está o no obeso, debemos poder palpar sus costillas, que no deben estar visibles ni cubiertas de modo que no se puedan distinguir.

La piel y el pelo son muy importantes. Tiene que estar libre de lesiones y el pelo brilloso y sin olor desagradable. La boca, en especial la presencia de sarro o encías que sangran, son también claves.

El largo de las uñas hay que mantenerlo de modo que no sea molesto. Hay que verificar el estado de las almohadillas y que no existan lesiones en esas zonas.