Animales

Tu perro y el coche

Muchos perros suelen mostrarse bastante problemáticos a la hora de viajar en auto. O se marean, o se ponen muy nerviosos, la cosa es que muchas veces el resultado es una experiencia negativa para ambas partes. Intentemos evitar que suceda así, tomando algunas precauciones.

Una de ellas es acostumbrarlo dando cortos paseos. La idea es que se familiarice con la situación sin que sea estresante. Los paseos tienen que ser inmotivados, y ser gratificantes para el. Por ejemplo, la ida al veterinario no cuenta como paseo.

Debe sentarse en el asiento de atrás, cómodo y tranquilo, con las ventanillas apenas abiertas, pero de modo que no pueda asomar la cabeza fuera de la misma.

Es ideal que otra persona se siente con el y lo tranquilice, pero sin mostrar ansiedad, sino que más bien impidiendo que el perro se ponga ansioso.

Cuando el viaje es más largo, no debe comer en las horas previas, y debemos llevar alguno de sus objetos preferidos, y agua para alguna de las paradas si es necesario.

Imagen: flickr.com